Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dilluns, 13 d’agost de 2012

Els GEI i els JJOO

FELICITATS GEI

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/07/29/juegos_olimpicos/1343596764_945395.html

"Mossos’ en la piscina"

El cuadro español trabajó con el grupo especial de la policía catalana y un exluchador olímpico para mejorar las acciones de agarrar y escaparse de las inmovilizaciones

Asegura Marcel.li Massafred (San Vicens de Castellet, Barcelona; 1958) que él solo es una pequeña parte del grupo de trabajo de Miguel Ángel Aguilar, el seleccionador español de waterpolo, que por la mañana, al dejar la pileta olímpica en la que buscará el oro en Londres, estaba muy contento por la victoria sobre Kazajistán (14-6), por la respuesta de sus jugadores a las novedades tácticas, por cómo salieron por los lados a la contra, por cómo se defendieron, por cómo atacaron. Pero, muy especialmente, porque la labor física que ha liderado Massafred ha dado frutos: “Les he preguntado a los chicos y están contentos. El partido ha sido exigente, pero, físicamente, están perfectos”.
La culpa, según él, tiene mucho que ver con el plan de trabajo que ha diseñado el preparador físico, que incluye muchas horas de tarea en un tatami con el exluchador olímpico Alberto Recuero y, también, con los integrantes del Grup Especial d’Intervenció inmediata de los Mossos d’Escuadra, la policía catalana.
“Hemos hecho cosas muy novedosas. Al principio, a los jugadores les extrañó, claro, pero hemos acertado”, advirtió Aguilar. “El mérito es solo suyo, de los jugadores. Nosotros les hemos dado un camino y ellos han sido quienes con su esfuerzo y su dedicación lo han recorrido”, sostiene Massafred, que lleva 25 años trabajando en el CAR de Sant Cugat. El método de trabajo sigue la línea de Paco Seirul.lo, que está en Londres con el balonmano, con permiso del Barcelona, en el que lidera la preparación física del primer equipo de futbol desde 1988. “Es un diseño de trabajo integrado. Partimos de una base: cómo quiere jugar el entrenador”. A partir de ahí se obra en consecuencia. “El jugador es el protagonista, el que se expresa en la piscina. Así que pretendemos diseñar los entrenamientos en función de situaciones simuladoras preferenciales y escenificamos fuera del agua conductas que se producen, normalmente dentro de la piscina”. Por eso recurrió a la ayuda de su amigo Alberto Recuero, exluchador olímpico, y al grupo especial de actuación inmediata de los Mossos d’Escuadra. “Su generosidad es de agradecer”, reconoce Massafred al deportista y a los policías. Gracias a ello, los jugadores han aprendido maneras de coger y de liberarse, técnicas especiales que desconocían y que les han venido muy bien.
También se han modificado los protocolos de trabajo en el gimnasio. Ya no se hacen pesas en parado. Se han utilizado superficies inestables para mejorar el rendimiento de brazos a partir de la frecuencia del trabajo de piernas. Es decir, ya no suben al gimnasio para realizar pesas en parado, sino que se trabaja sobre balones plásticos enormes, con la oposición del compañero, que empuja y molesta mientras se trabaja la musculatura, y se emplean maquinas vibratorias e inerciales, conocidas como Yo-yo, un invento de la NASA para simular la falta de gravedad. El sistema de esta maquinaria se basa en el efecto yoyo, en el que se busca un trabajo concéntrico (al tirar el deportista del sistema de agarre), que es revertido por la máquina para forzar un trabajo excéntrico.
Variando el ángulo de trabajo y condicionando la superficie, Massafred ha conseguido reproducir las sensaciones del waterpolista en los esfuerzos fuera de la piscina, donde los jugadores de Aguilar se comportaron con la contundencia de los Mossos al reprimir manifestaciones