Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dilluns, 1 d’abril de 2013

Diari ABC i el "sindicalisto" Lanzas


Entre els milions de subvencions, i els caradura varis, passa el que passa (i alguns polítics mirant a l’altre costat perquè ja els va bé).



Juan Lanzas, sindicalista de UGT Jaén negoció numerosos ERE, él y su mujer se incluyeron en el de Hitemasa sin trabajar en la empresa

La pinta de vividor i de pocavergonya ja ho diu tot
 
 
 
CARTA D'OPINIÓ AL ABC
http://www.abc.es/cordoba/20130328/sevp-cartasal-directorla-risa-chorizos-20130328.html
Una de las cosas que más ha sorprendido, por su desfachatez y descaro, en las últimas detenciones sobre el caso de los falsos ERE de la Junta de Andalucía, es la risa casi de oreja a oreja que muestran ante las cámaras algunos de los imputados, cuando entran y salen del juzgado para prestar declaración. Más sorprendente aún son las actitudes de franca burla de Javier Guerrero y Juan Lanzas cuando iban camino de prisión. Guerrero es la segunda vez que va a pisar la trena y por su actitud parece que más bien se iba de fiesta con su chófer. La foto de Lanzas en primera página de varios diarios, con gafas de sol modelo macarra de güisquería y una risa que es una verdadera carcajada, es algo más que una ofensa o burla hacia la administración de justicia. Es una burla hacia todos los ciudadanos y en particular hacia aquellos que han visto estafadas unas expectativas de prestaciones que realmente necesitaban, al comprobar cómo se lucraba el sindicalista «conseguidor» de jubilaciones falsas. Lanzas, aparte de los millones que la juez considera que se ha embolsado, tenía 82.000 euros en una caja camuflada, debajo de una cama en casa de sus padres, según su abogado en previsión de que fuera a la cárcel y para que sus familiares pudieran subsistir durante su ausencia. El «inteligente» letrado, con esa insólita manifestación, está diciendo que su cliente era quien mantenía, con lo que «conseguía» de los falsos ERE, a toda su familia. Entendiendo «familia», en este caso, en el sentido más amplio del término, o sea al estilo mafioso. Visto lo visto y oído lo oído, quizás no extrañe tanto la descarada risa de los chorizos. Es la risa del que se siente protegido y piensa que los jefes de la trama lo van a salvar del marrón. ¡Pobres ilusos, no saben que, al final, quienes se salvarán serán los jefes!